Después de Rock'n Roll, Guillaume Canet es una vez en la pantalla grande en la película de suspenso de Christian Carion, muchacho. Se interpreta el papel de un padre ausente frente a la desaparición de su hijo. Con motivo de la promoción de la película, estrenada en los cines el 20 de septiembre de Guillaume Canet confió en las columnas de Le Parisien.

La película se rodó en seis días sin un guión, todo era una improvisación. Para meterse en la piel del padre que acababa de perder a su hijo, Guillaume Canet se inspiró en su propia vida. Él es el padre de dos hijos con su esposa, Marion Cotillard: Marcel, 6 y Louise, 7 meses. "Soy un padre ahora, por lo que poner mucho de mí. Hablé con mis palabras, mis vacilaciones. Nunca he aprendido"le ha dicho a Le Parisien.

Durante el rodaje, dice Guillaume Canet preferido para aislar a dedicarse por entero a su papel. Se encuentra totalmente separado de su equipo y su familia: "Creo que me gustó porque me carece alimentado, dado lo que estaba jugando". El actor de 44 años de edad sin embargo asegura que su esposa e hijos siempre serán su prioridad:"Tenemos una vida familiar normal. Es una cuestión de organización. Nunca estamos lejos de los niños, y siempre se encarga de uno o el otro es aquí".

leer también Marion Cotillard dice haber pensado "una nueva vida"